Una nueva revisión demuestra los efectos de la suplementación con probióticos en el sistema inmunológico de adultos de más edad

 

A medida que el cuerpo envejece, el sistema inmunológico cambia y pasa por un proceso de remodelación. Hay una reducción en la función de las células inmunes que puede conducir a un mayor riesgo de infección, reactivación viral y posibilidad de contraer alguna enfermedad autoinmune o cáncer.

 

Según una revisión publicada en el European Journal of Clinical Nutrition, los investigadores estudiaron los efectos de la suplementación con probióticos en la función de las células asesinas naturales. El estudio se llevó a cabo teniendo como participantes a personas mayores sanas.

 

El papel de las células asesinas

 

Es la revisión se incluyeron seis ensayos controlados aleatorios, con un total de 364 participantes sanos, todos ellos mayores de 65 años. Cinco de los estudios usaron Lactobacillus solo o en combinación con Bifidobacterum y un estudio usó solo Bacillus coagulans. La dosis varió entre mil y 4 mil millones de unidades formadoras de colonias durante un período de 3 a 12 semanas.

 

Como resultado, se demostró que la suplementación con probióticos aumenta significativamente la actividad del asesino natural (NK). Las células asesinas naturales son una parte esencial del sistema inmunológico innato y participan en la regulación de la respuesta inmunitaria. Las células NK contribuyen a la eliminación de virus y juegan un papel esencial en cánceres y trastornos autoinmunes. Estamos ante la primera revisión que solo se ocupa de los ensayos controlados aleatorios y los marcadores de la función de las células NK.

 

La salud del microbioma intestinal

 

La investigación acumulada también demuestra la asociación del microbioma intestinal con el estado de salud y el envejecimiento. Existe evidencia de que los cambios relacionados con la edad en el microbioma pueden estar relacionados con factores inflamatorios elevados y numerosas afecciones geriátricas como sarcopenia, fragilidad y deterioro cognitivo.

 

En este sentido, los probióticos vuelven a ser fundamentales para llevar a cabo el estudio. Estos tienen el potencial de reequilibrar la microbiota intestinal y modular la respuesta inmune inhibiendo la vía NF-κB. Además, poseen capacidad para ayudar a controlar las poblaciones microbianas, alterar la expresión de citocinas, aumentar la IgA secretora, incrementar la actividad de las células asesinas naturales y reducir el riesgo de infecciones.

 

Envejecimiento saludable

 

Investigaciones anteriores han demostrado cómo cambia el tracto gastrointestinal con el envejecimiento y cómo esto afecta la salud en general. A medida que uno envejece, el intestino aumenta la interleucina 6 (IL-6), lo que hace que el sistema inmunológico libere IL-6 y desencadene la inflamación.

 

Los niveles elevados de IL-6 conducen directamente a una mayor permeabilidad intestinal sin que se observen diferencias físicas en su estructura. Asimismo, los investigadores demostraron que existía una asociación con una respuesta inmunitaria disminuida a los microbios con el envejecimiento, lo que puede contribuir a una mayor susceptibilidad a las infecciones.

 

En resumen, los resultados recogidos demuestran que los probióticos pueden aumentar significativamente la función inmunológica y reducir la inflamación en adultos mayores y de mediana edad. Existen otros nutrientes que pueden servir para ayudar con el envejecimiento saludable, el sistema inmunológico y una respuesta inflamatoria adecuada, por ejemplo: tocotrienoles, geranilgeraniol, resveratrol, quercetina y mediadores pro-resolutivos especializados.

 

Referencias

 

Gui Q, Wang A, Zhao X, Huang S, Tan Z, Xiao C, Yang Y. Effects of probiotic supplementation on natural killer cell function in healthy elderly individuals: a meta-analysis of randomized controlled trials. Eur J Clin Nutr. 2020 Dec;74(12):1630-1637.