¿Podría una proporción más elevada de Omega-3 a Omega-6 mejorar los resultados del parto? Estudio en población de Corea

Según los investigadores coreanos, las mujeres embarazadas con una ingesta elevada de ácidos grasos omega-6, incluso teniendo niveles adecuados de omega-3, dan a luz a bebés de menor peso y estatura.

Los estudios han demostrado relación entre la ingesta de ácidos grasos de la madre y los resultados del parto incluyendo el peso y la estatura al nacer y la edad gestacional. Esto se debe a que el desarrollo fetal depende completamente del suministro de ácidos grasos de la madre.

Sin embargo, los mecanismos tras la correlación entre la ingesta de ácidos grasos materna y el tamaño fetal aún no se han comprendido completamente.

Aportación y resultado

Por ello, los investigadores de la Universidad de Mujeres Ewha y la Universidad Nacional de Seúl realizaron un estudio para determinar la relación entre el consumo de ácidos grasos materno y los resultados del parto entre las mujeres embarazadas que participaron en el estudio de cohorte prospectivo de Salud Medioambiental de Madres y Niños (MOCEH) (Mothers and Children’s Environmental Health) de Corea del Sur.

Entre agosto del 2006 y diciembre de 2010 reclutaron un total de 1.407 mujeres embarazas de 30-34 años de edad y 12-28 semanas de gestación y se evaluaba su ingesta dietética utilizando el método de recordatorio alimenticio de 24 horas (24-hour recall method).

Los investigadores también analizaron los datos del resultado del embarazo (edad gestacional del bebé, el peso y estatura al nacer) en relación a la ingesta de ácidos grasos de las mujeres.

Después observaron que tras el ajuste de los factores de confusión, las ingestas elevadas de ácidos grasos omega-6 maternos estaban correlacionados con efectos adversos del peso y estatura al nacer.

El análisis de regresión múltiple demostró que la razón de momios (La razón de momios (RM), razón de oportunidades o razón de probabilidades —en inglés, odds ratio (OR)— es una medida estadística utilizada en estudios epidemiológicos transversales y de casos y controles, así como en los metaanálisis) para el riesgo de que el peso del bebé al nacer estuviera entre el 10% más bajo era mayor para los bebés cuyas madres se encontraban entre el 20% más alto de participantes en términos de consumo de omega-6 en comparación con aquellos cuyas madres estaban entre el 20% más bajo.

Además, la razón de momios para que la estatura al nacer estuviera entre el 10% más alto era menor para los bebés cuyas madres tenían una ingesta de omega-6 que las situaba entre los participantes del 20% más alto, de forma opuesta a aquellos cuyas madres estaban entre el 20% más bajo.

Factores externos e internos

Sin embargo, los investigadores no encontraron correlación entre la ingesta de omega-3 materna y el peso y estatura al nacer.

También enumeraron varias limitaciones del estudio: era difícil calcular con precisión la ingesta diaria de los participantes debido al empleo del método de recordatorio alimenticio de 24 horas.

En segundo lugar, el impacto de la suplementación con ácidos grasos no se incluyó en los resultados debido a la falta de información sobre los productos que contenían omega-3 y omega-6. Más del 50% de los participantes tomaban una variedad de suplementos, siendo solo un 3% los que consumían suplementos que contenían omega-3 y/o omega-6.

Debido a que la suplementación con omega-3 (como con DHA) puede influir en los resultados del embarazo, los investigadores escribieron que se necesitan estudios adicionales para explorar el impacto de la suplementación con omega-3.

Por último, no se midieron los niveles plasmáticos de omega-3 y omega-6 de los participantes. Esto podría haber explicado la relación entre la ingesta materna de omega-6 y el peso y estatura al nacer, un factor que los investigadores creen que debería ser considerado en estudios futuros.

Concluyeron: “Este estudio ha sido el primero en investigar la relación entre el consumo de ácidos grasos y los resultados de embarazo entre las mujeres embarazadas de Corea. A pesar de tener niveles de ácidos grasos omega-3 adecuados, las mujeres con niveles altos de ácidos grasos omega-6 tienden a tener bebés de menor peso al nacer”.

“Por ello, reducir el consumo excesivo de ácidos grasos omega-6 de las mujeres embarazadas de Corea podría mejorar el estado nutricional materno y tener resultados más positivos de embarazo”.

 

Referencias

Lee E, Kim H, Kim H, Ha EH, Chang N. Association of maternal omega-6 fatty acid intake with infant birth outcomes: Korean Mothers and Children’s Environmental Health (MOCEH). Nutr J. 2018 Apr 21;17(1):47.